Volar, volar, volar

Como la canción de El Kanka, «desde que rompí todas las hojas del guión, si quieres buscarme, mira para el cielo… Volar no vuelo, pero desde que no tengo nada parecido a un plan, te prometo que mis pies no tocan el suelo.»  Soltar las riendas es más fácil de lo que parece. Mas que tenerlas amarradas, son ellas las que nos tienen amarradas. Son hipnóticas y adictivas. Cuanto más pensamos que estamos teniendo el control, más controladas nos tienen ellas a nosotros… sólo que no nos damos cuenta hasta que rodean y aprietan nuestra garganta. Seguro que alguna vez […]

Continue Reading