Yoga como profesión

Durante mi formación como profesora de yoga me dediqué al 100% al yoga. El yoga como profesión fue complicado para mi porque se unía mi desarrollo personal con el hecho de crear un negocio que me sostuviera económicamente. Aparecieron dos luchas internas, una personal y otra profesional. La personal tenía que ver con una sensación de merecimiento y la profesional con encontrar algo que me diera estabilidad y pudiera sostenerla en el tiempo con visión y tesón. Hago un apunte, soy predominantemente vata, lo que quiere decir que tiendo al cambio, a la inestabilidad y al movimiento. Las ataduras no […]

Continue Reading